Algo hicimos Mal los Latinoamericanos…

Un líder no puede alcanzar la grandeza sin mostrar una profunda empatía con su Pueblo.

Ojalá que en las futuras reuniones de la cumbre de la Américas sean aprovechadas al máximo para expresar y hacer cambios como los sugeridos por el Ex Pdte. Óscar Arias.

Tengo la impresión de que cada vez que los países caribeños y latinoamericanos se reúnen con el presidente de los Estados Unidos de América, es para pedirle cosas o para reclamarle cosas. Casi siempre, es para culpar a Estados Unidos de nuestros males pasados, presentes y futuros. No creo que eso sea del todo justo.

No podemos olvidar que América Latina tuvo universidades antes de que Estados Unidos creara Harvard y William & Mary, que son las primeras universidades de ese país. No podemos olvidar que en este continente, como en el mundo entero, por lo menos hasta 1750 todos los americanos eran más o menos iguales: todos eran pobres.

Cuando aparece la Revolución Industrial en Inglaterra, otros países se montan en ese vagón: Alemania, Francia, Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda… y así la Revolución Industrial pasó por América Latina como un cometa, y no nos dimos cuenta. Ciertamente perdimos la oportunidad.

También hay una diferencia muy grande. Leyendo la historia de América Latina, comparada con la historia de Estados Unidos, uno comprende que Latinoamérica no tuvo un John Winthrop español, ni portugués, que viniera con la Biblia en su mano dispuesto a construir “una Ciudad sobre una Colina”, una ciudad que brillara, como fue la pretensión de los peregrinos que llegaron a Estados Unidos.

Hace 50 años, México era más rico que Portugal. En 1950, un país como Brasil tenía un ingreso per cápita más elevado que el de Corea del Sur. Hace 60 años, Honduras tenía más riqueza per cápita que Singapur, y hoy Singapur –en cuestión de 35 ó 40 años– es un país con $40.000 de ingreso anual por habitante. Bueno, algo hicimos mal los latinoamericanos.

¿Qué hicimos mal? No puedo enumerar toda las cosas que hicimos mal pero estas son algunas.

De cada 10 estudiantes que ingresan a la secundaria en América Latina, en algunos países solo uno termina esa secundaria.

Hay países que tienen una mortalidad infantil de 50 niños por cada mil, cuando el promedio en los países asiáticos más avanzados es de 8, 9 ó 10.

En 1950, cada ciudadano norteamericano era cuatro veces más rico que un ciudadano latinoamericano. Hoy en día, un ciudadano norteamericano es 10, 15 ó 20 veces más rico que un latinoamericano. Eso no es culpa de Estados Unidos, es culpa nuestra.

Como lo dije esta mañana, no puede ser que América Latina se gaste $50.000 millones en armas y soldados. Yo me pregunto: ¿quién es el enemigo nuestro? El enemigo nuestro, presidente Correa, de esa desigualdad que usted apunta con mucha razón, es la falta de educación;es el analfabetismo; es que no gastamos en la salud de nuestro pueblo; que no creamos la infraestructura necesaria, los caminos, las carreteras, los puertos, los aeropuertos; que no estamos dedicando los recursos necesarios para detener la degradación del medio ambiente; es la desigualdad que tenemos, que realmente nos avergüenza; es producto, entre muchas cosas, por supuesto, de que no estamos educando a nuestros hijos y a nuestras hijas.

Uno va a una universidad latinoamericana y todavía parece que estamos en los sesenta, setenta u ochenta. Parece que se nos olvidó que el 9 de noviembre de 1989 pasó algo muy importante, al caer el Muro de Berlín, y que el mundo cambió. Tenemos que aceptar que este es un mundo distinto, y en eso francamente pienso que todos los académicos, que toda la gente de pensamiento, que todos los economistas, que todos los historiadores, casi que coinciden en que el siglo XXI es el siglo de los asiáticos, no de los latinoamericanos. Y yo, lamentablemente, coincido con ellos. Porque mientras nosotros seguimos discutiendo sobre ideologías, seguimos discutiendo sobre todos los “ismos” (¿cuál es el mejor? capitalismo, socialismo, comunismo, liberalismo, neoliberalismo, socialcristianismo…), los asiáticos encontraron un “ismo” muy realista para el siglo XXI y el final del siglo XX, que es el pragmatismo .

Para solo citar un ejemplo, recordemos que cuando Deng Xiaoping visitó Singapur y Corea del Sur, después de haberse dado cuenta de que sus propios vecinos se estaban enriqueciendo de una manera muy acelerada, regresó a Pekín y dijo a los viejos camaradas maoístas que lo habían acompañado en la Larga Marcha: Bueno, la verdad, queridos camaradas, es que mí no me importa si el gato es blanco o negro, lo único que me interesa es que cace ratones”. Y si hubiera estado vivo Mao, se hubiera muerto de nuevo cuando dijo que “ la verdad es que enriquecerse es glorioso ”. Y mientras los chinos hacen esto, y desde el 79 a hoy crecen a un 11%, 12% o 13%, y han sacado a 300 millones de habitantes de la pobreza, nosotros seguimos discutiendo sobre ideologías que tuvimos que haber enterrado hace mucho tiempo atrás.

La buena noticia es que esto lo logró Deng Xioping cuando tenía 74 años. Viendo alrededor, queridos Presidentes, no veo a nadie que esté cerca de los 74 años.

Por eso solo les pido que no esperemos a cumplirlos para hacer los cambios que tenemos que hacer. Muchas gracias.

Mensaje del Ex presidente Óscar Arias en la Cumbre de las Américas

Trinidad y Tobago – 18 de abril del 2009

No tengo ninguna duda de que la falta de educación y valores nos llevan a la autodestrucción. Latino America  tiene muchas riquezas por explorar y talento por exportar, pero tristemente la falta de visión y compromiso de los políticos vienen cerrando oportunidades para la juventud en la era de mayor crecimiento, entiendo que la falta de educación y valores cuestan muy caro.

He visto que los países que mas crecimiento tienen es por que  los líderes que los dirigen dedican mucho esfuerzo e inversión en los aspectos mas importantes de la vida… SALUD, EDUCACION y TRABAJO, pero eso no todos tienen, así que he comprendido y determinado que mi futuro no dependa del estado, que no pondré mi esperanza en las AFP para sobrevivir cuando no pueda trabajar, que no puedo esperar vivir de la limosna de otros,  tengo que hacer algo para cambiar mi futuro !!!  . No quiero quedarme sentado esperando que las cosas pasen, tengo las herramientas e información necesaria para prepararme  y aprovechar las oportunidades que se me presenten, claro está que no puedo esperar que otros hagan por mí lo que yo puedo hacer por mí mismo; si no hago nada por cambiar mi futuro no será culpa de mis padres ni de los políticos del país, sino, de mi falta de compromiso y creencia.

Vivimos en una época maravillosa, el universo nos pertenece. Creo profundamente que mientras más nos acerquemos a Dios y a sus enseñanzas podremos ver más allá, ver con la mente, o mejor dicho, tener FE, y la FE es la herramienta mas poderosa del ser humano, porque AL QUE CREE TODO LE ES POSIBLE.

Con esperanza y fe.

Brigam Barrientos.

Un comentario sobre "Algo hicimos Mal los Latinoamericanos…"

  1. Hola mi hermano Brigam Barrientos, no me preguntes cómo es que me entero de tus publicaciones, sólo se como tú mi hermano, que vivimos en una de las épocas mas bendecidas, o al menos eso pienso, pues que yo sepa, ninguna generación anterior a la nuestra, gozó de tantas oportunidades para que lo que pensara y escribiera, se pudiera dar a conocer a casi todo el mundo; pero nosotros somos los afortunados de disfrutar estos logros y avances de la Ciencia y de la Tecnología y es por eso que, desde la ciudad de Zinacantepec, Estado de México, República de México, por este medio, te envío un fraternal y cordial saludo, espero ser tan afortunado de que lo recibas y al mismo tiempo d comparto lo siguiente:

    de origen muy humilde, mis padre sólo fue a la escuela uno o dos meses, se crió huérfano, teniendo sus padres y mi madre, cien por ciento analfabeta, sin embargo, a nosotros sus hijos, fuimos enviados a la escuela y a costa de mucho sufrimiento, pero al fin y a cabo hoy entiendo que sólo los que enfrentar la realidad con valor y decisión, pueden saborear el logro que resulta de empeñarse al menos lo suficiente y es así como en el año de 1974, me gradúo como Profesor de Enseñanza Primaria y doy comienzo a un estilo de vida un tanto diferente en el aspecto económico, lamentablemente, me inicio de manera imperceptible en el consumo del alcohol y sin darme cuenta, mi vida dá un giro insospechado en el que me me vería envuelto en una serie de experiencias un tanto desafortunadas; sin embargo, en año 1990, felizmente me encuentro con un par de misioneros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y con este encuentro, mi vida, nuevamente dá un giro que hasta la fecha me mantengo en él y de paso me convertí en miembro de esta iglesia, la única verdadera sobre toda la faz de la tierra, actualmente me desempeño en llamamiento de Segundo Consejero de la Rama de esta población de Zinacantepec y lo otro,

    que por dedicarme a la búsqueda del conocimiento por todos los medios a mi alcance y, dado que me encuentro jubilado o retirado del servicio laboral desde el año 2014, fue así como te localice en una pagina del internet y qué sorpresa encontrarme con tus artículo que publicas, me llegaron hasta el fundo de mis sentimientos, he recibido con la lectura de tus acertadas opiniones y puntos de vista.

    Espero seguir siendo tan afortunado en poder seguir leyendo tus acertados comentarios, este es mi correo electrónico: jecielcharo@gmail.com., o jeciel_charo @hotmail.com.

    Le gusta a 1 persona

Responder a Profr. Jeciel Chávez Rosas Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s